Nuestra señora de la Consolación es una imagen de candelero, para vestir, de 140 cm. de altura, más una peana de madera con dos cabezas de ángeles. La talla actual es de 1948 y es obra de Víctor González Gil. Se restauró en 1991 por el mismo autor ya muy anciano. Porta un niño Jesús en el brazo izquierdo, según costumbre lleva una media luna en los pies, cetro en la mano derecha y corona imperial con sobrecorona o potencias que arrancan de los hombros. En 1998 con motivo de la Coronación Canónica se modificó la corona, siendo reemplazada por otra de una sola pieza, con potencias que arrancan del casquete. La imagen lleva rostrillo y el Niño también lleva corona imperial. Toda la orfebrería está dorada. Desde 1958 lleva el bastón de alcaldesa. Se viste tradicionalmente de blanco y oro, aunque en los últimos tiempos se ha dotado de un mayor repertorio de colores y bordados.