Dentro del cuadro habitual de actividades de la Congregación desde 1993 se ha construido un belén que ha crecido y mejorado año a año. En ese año, eran pocos los comercios - hasta parroquias - que montaban esta tradicional y cristiana representación de la Natividad del Señor. Fue una decisión basada en dos ideas: Primero, recuperar esa tradición que todos aprendimos de nuestros padres y abuelos y que tanta ilusión y buenos recuerdos nos traen a nuestra memoria. Segundo, la necesidad de atraer a un nuevo público a la Congregación en un momento en que Pozuelo crecía fuera de nuestra parroquia y poco a poco la feligresía envejecía, siendo necesario dar a conocer la Congregación ante nuestros nuevos vecinos.

Construido originariamente en la capilla de la parroquia, el primer año se construyó en un lateral de la misma, pero al año siguiente se instaló en el altar permaneciendo en ese lugar hasta 2001 en que se trasladó a la sede social donde se mantiene.
En este periodo el belén no solo ha cambiado de sitio, si no de estilo y presentación.

En los años 1993 y 1994 se construyó un belén abierto, sin cierre lateral ni superior, pero desde 1995 se cerró el frontal con una bambalina que mejoró la iluminación y la vista del paisaje, ofreciendo al espectador una impecable presentación. Desde entonces esta forma de construcción no se ha abandonado.
Si bien en un primer momento, por falta de algo mejor, se emplearon tanto figuras como construcciones del antiguo belén parroquial, poco a poco se fueron comprando figuras propias de escayola que nosotros mismos pintábamos y en el belén de 1994 se incluyeron algunas casitas de corcho hechas por nosotros, que fueron montadas sobre tablero representando una pequeña aldea.

En 1995 se construyeron nuevas casas, de mayor tamaño, para un nuevo pueblecito y se hizo un nuevo castillo de Herodes que empezaron a marcar el estilo propio de nuestro Belén, con unas construcciones muy características.
En 1996 se le dotó de un sistema de iluminación noche y día, pero desde momento y hasta el año 2000, último en el que se hizo el belén en la capilla, poco más se podía hacer salvo añadir alguna nueva casa, cambiar todo de sitio un año para volver a la anterior disposición a los dos años... la verdad es que esos 13 m2 de belén prestaron impagables servicios a la Congregación y nos dieron muchos buenos ratos y bastantes anécdotas, algunas inenarrables.

En 2001, con la instalación del retablo en mayo, se hacía imposible construir el belén en este lugar, pero afortunadamente ya se disponía de la nueva sede social.mEn ella se construyó un belén rectangular de 40 m2 en el que abundaba un amplísimo y vacío campo, pero dotado de una estupenda perspectiva. El amplio paisaje se cerraba de un gran desierto tras el cual se levantaban las murallas de una lejana ciudad. Por las dunas, pequeñas caravanas de camellos, buscaban las puertas de la ciudad.

El año 2002 se adoptó una disposición en L con tres fachadas que ocupaba unos 52 m2. Este esquema se mantuvo en 2002, 2003 y 2004. Desde 2005 se adoptó una disposición lineal, con más de 14 metros de fachada en una línea dividida por las columnas que apoyan el edificio, de manera que estas columnas crean cuatro espacios o paisajes diferenciados con una superficie de 80m2. Poco a poco se fueron adquiriendo nuevas figuras de José Luis Mayo de 12, 14 y 16 cm y se incorporaron nuevas construcciones de gran tamaño, entre las que destaca la casa construida para la Anunciación en 2005, aniversario de la publicación del Quijote y que se inspira en la casa del "Caballero del Verde Gabán" de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), uno de los lugares donde vivió Cervantes y que posiblemente sea "el lugar de la Mancha".